Archivo para la categoría Temas de Reflexión

“Cinco Frases que Pueden Sanar tu Mente”

1-“Si alguien busca la salud, pregúntale si está dispuesto a evitar las causas de la enfermedad; en caso contrario, abstente de ayudarle”.
Sócrates”.

Cómo dicen los seres sublimes ¿quieren sanar el cuerpo? Amen, amen y amen. Estén dispuestos a liberarse del pasado que la mente trae una y otra vez machacando sobre lo no resuelto. El famoso ¿Por qué a mí? ¿Por qué no a mí?
La energía del universo es amor en acción y si nos abrimos toda nuestra energía se potencia.
 2-“La verdadera causa del sufrimiento es la ignorancia”.
“ Sai Baba”

 Debido a esta ignorancia universal, o ilusión, nuestra mente-ego-personalidad está convencida de que existimos como individuos separados, desconectados de Dios. Esta ignorancia genera sufrimiento, porque lo que no es unión es deterioro interno, y el sufrimiento es eso, la ausencia de amor, de un amor que trascienda las meras elecciones y opiniones de la mente y la personalidad.
  3-“No importa que te amen o te critiquen, te respeten, te honren o te difamen, que te coronen o te crucifiquen; porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo”.
“ Osho”

Aquel que solo espera el elogio y la alabanza para sentirse vivo, es fácilmente destruido por la crítica ajena, por la 
malicia y el descredito. Se dice que esas personas son hojas llevadas por el viento de un lado a otro. Exhiben su carencia en forma tan brutal, que solo generan entusiasmo cuando el otro las considera.

 4-“La  enfermedad es el resultado no solo de nuestros actos sino también de nuestros pensamientos”.

“Mahatma Ghandi “

Nuestros pensamientos son muy poderosos. Si visualizamos algo, si realmente lo creemos, se hará realidad. Una conocida frase dice “tu lo has creído, tu lo has creado”.  Atraemos con nuestra energía todo lo que nos rodea. Cuando manifestamos emociones de rencor, odio e ira, nos enfermamos.

 5-”Amen a sus enemigos y recen por ellos”. Si ustedes aman solamente a quienes los aman, cuál es el mérito? .

“ Jesús El Cristo”

Es fácil amar a un hijo, es difícil amar al hijo del otro. Cuando el corazón se abre, el amor es constante, y cuando el amor es constante, se conoce el paraíso en la tierra.

fuente: espiritualidaddiaria.infobae.com

Anuncios

Deja un comentario

El Sabio y el Rey

Un Rey soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar a un Sabio para que interpretase su sueño.
“¡Qué desgracia, mi señor!” exclamó el Sabio, “Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de vuestra majestad”.
“¡Qué insolencia!” gritó el Rey enfurecido, “¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!” Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.
Más tarde ordenó que le trajesen a otro Sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Rey con atención, le dijo: “¡Excelso señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes”.
Se iluminó el semblante del Rey con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro.
Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado: “¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Sabio.
No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro”.
“Recuerda bien, amigo mío”, respondió el segundo Sabio, “que todo depende de la forma en el decir… uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse”.
De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe duda, mas la forma en que debe ser comunicada es lo que provoca en algunos casos, grandes problemas.
La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada con agrado.

Deja un comentario

Los Dos Sacos

Hay una antigua leyenda acerca de tres hombres, cada uno de los cuales, cargaba dos sacos, sujetos a sus cuellos, uno al frente y el otro a sus espaldas.

Cuando al primero de ellos le preguntaron que había en sus sacos, el dijo: “Todo cuanto de bueno me han dado mis amigos se halla en el saco de atrás, ahí fuera de la vista, y al poco tiempo olvidado.” El saco de enfrente contiene todas las cosas desagradables que me han acontecido y, en mi andar, me detengo con frecuencia, saco esas cosas y las examino desde todos los ángulos posibles. Me concentro en ellas y las estudio. Y dirijo todos mis sentimientos y pensamientos hacia ellas.

En consecuencia, como el primer hombre siempre se estaba deteniendo para reflexionar sobre las cosas desafortunadas que le habían sucedido en el pasado, lo que lograba avanzar era muy poco.

Cuando al segundo hombre le preguntaron qué era lo que llevaba en sus dos sacos, el respondió: “En el saco de enfrente están todas las buenas acciones que he hecho. Las llevo delante de mí y continuamente las saco y las exhibo para que todo mundo las vea. Mientras que el saco que llevo atrás, contiene todos mis errores. Los llevo consigo a dondequiera que voy. Es mucho lo que pesan y no me permiten avanzar con rapidez, pero por alguna razón, no puedo desprenderme de ellos.”

Al preguntarle al tercer hombre sobre sus sacos, él contestó: “El saco que llevo al frente, está lleno de maravillosos pensamientos acerca de la gente, los actos bondadosos que han realizado y todo cuanto de bueno he tenido en mi vida. Es un saco muy grande y está lleno, pero no pesa mucho. Su peso es como las velas de un barco “lejos de ser una carga” me ayudan a avanzar.

Por su parte, el saco que llevo a mis espaldas está vacío, pues le he hecho un gran orificio en el fondo. En ese saco, puse todo lo malo que escuché de los demás así como todo lo malo que a veces pienso acerca de mí mismo. Esas cosas se fueron saliendo por el agujero y se perdieron para siempre, de modo que ya no hay peso que me haga más penoso el trayecto.”

Autor Desconocido

Deja un comentario

El Diamante

Mientras viajaba por las montañas, una sabia mujer se encontró un hermoso diamante en un riachuelo.
Al día siguiente se cruzó en el camino con otro viajero y al saber que estaba hambriento, le ofreció parte de la comida que traía con ella.

Al abrir su bolsa para sacar los alimentos, el hombre vio la piedra preciosa en el fondo del morral, y quedó maravillado.

El viajero le pidió el diamante a la mujer y ésta, sin dudarlo, lo sacó de su bolsa y se lo dio.

El hombre se fue dichoso por su increíble suerte, ya que sabía que el valor de la piedra era lo suficientemente alto como para vivir sin apuros durante el resto de su vida.

Pero días más tarde, después de haber buscado a la mujer, la encontró, le devolvió la joya, y le dijo:
– He estado pensando… soy consciente del valor de esta piedra que quiero devolverle, pero espero que a cambio usted me dé algo aun más valioso.

Y después de un silencio, continuó:
– Deme esa cualidad que le permitió regalarme este tesoro con generosidad y desprendimiento.

Autor Desconocido.

Deja un comentario

La Muerte – Es la Unica que no ha sido Corrompida

La muerte es el único fenómeno que no ha sido corrompido por la sociedad. 
El hombre lo ha contaminado todo y solo la muerte permanece aún virgen, sin corromper, sni ser tocada por las manos de la gente.
El hombre no puede poseerla ni comprenderla, no puede hacer una ciencia de ella; se encuentra tan perdido, que no sabe que hacer con la muerte.
Es por eso que la muerta es la única cosa esencialmente pura que queda ahora en el mundo.
Osho.

Deja un comentario

Sabotaje

“El ser humano tiene la tendencia a sabotear su propia felicidad, y una de las maneras más comunes y efectivas es la de buscar la más mínima imperfección hasta en los escenarios más hermosos.”

Deja un comentario