Archivo para la categoría I.S.R.

– El Castigo de contar con un Título Profesional –

“NI SE LES OCURRA TITULARSE”.
Existe incertidumbre en un sinnúmero de contribuyentes que cumplían sus obligaciones fiscales por realizar Actividades Empresariales en el exRégimen Intermedio en el ejercicio pasado, algunos de los cuales realizaban sus actividades empresariales o prestaban servicios,  y no era condición indispensable contar con un Título Profesional, ejemplo de ello son: Ingenieros en  Sistemas Computacionales, Ingenieros Civiles y Arquitectos, por mencionar algunos , los cuales por el monto de sus ingresos reunían los requisitos para tributar en ese extinto régimen fiscal.

De la lectura del Artículo 111 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, se desprende que todo aquel que tenga un título profesional  por defecto se incorpora en el régimen de actividades empresariales y profesionales.
“Los contribuyentes personas físicas que realicen únicamente actividades empresariales, que enajenen bienes o presten servicios que para su realización NO SE REQUIERA TÍTULO PROFESIONAL, PODRÁN – dale con el término – optar por pagar el impuesto sobre la renta en los términos de esta Sección – Título IV, Capítulo II, Sección II – siempre que los ingresos propios de su actividad empresarial obtenidos en el ejercicio inmediato anterior, no hubieran excedido de la cantidad de dos millones de pesos.

Me pregunto, que tan “justo” es para estos profesionistas, que por el hecho de haber tenido la oportunidad de estudiar una carrera profesional, se vean impedidos en seguir tributando en un régimen que si bien tiene sus bemoles, también tiene sus bondades.

Estos contribuyentes – ingenieros civiles y arquitectos – generalmente desarrollan su profesión en la obra pública, con contratos que en ocasiones no rebasan el monto de ingresos de $ 2’000,000.00…la cuestión es: ¿que tan necesario son estos “documentos”  para “construir” caminos, pies de casa, piso firme, remodelar escuelas, etece, etece.?, en teoría así debería de ser, es decir, contar con cédula profesional.

Sin embargo, existen los conocidos “Contratistas” – conozco algunos -, que obtienen contratos de obra pública y perfectamente las realizan sin tener un título profesional – son muy hábiles para los cálculos e interpretación de planos -, los cuales se avalan con alguno que si estudió, para realizar los trámites de documentos y llenar los requisitos que se requieren para ser proveedor del Gobierno, en cualquiera de sus niveles.

Me vuelvo a preguntar, ¿por qué no se permite a estos contribuyentes tributar en el Régimen de Tribulación Fiscal, cuando es demostrable que para realizar sus actividades empresariales, enajenar bienes o prestar sus servicios no se requiere contar con título profesional…?

¿No habría entonces que restringir el desarrollo de estas actividades a quienes las ejerzan sin contar con su título y cédula profesional y tipificarlo como un delito por el ejercicio indebido de la profesión…?

Este comentario es solo clarificar que todos tenemos derecho a buscar la “chuleta” de forma lícita, no debería importar si se ostenta título o no, si no más bien, en base al monto de los ingresos para este régimen en particular, y para ejemplificar que a veces lo señalado por las leyes no es lo más “justo”.

Lo anterior no aplica, donde verdaderamente  si es necesario contar con una cédula profesional para desarrollar la actividad, como en el caso de los Médicos, Licenciados en Derecho – ya no existen los coyotes -, Contadores Públicos, Odontólogos, etece, etece.

Otro supuesto es, donde a pesar de ostentar un título y una cédula profesional, el contribuyente realiza actividades que nada tienen que ver con su profesión, por ejemplo, yo soy contador público, pero realizo actividades de Gurú, aquí no requiero nada de eso…entonces aun teniendo título y cédula profesional, puedo realizar actividades en el Régimen de Tribulación fiscal…y no existe ley que me lo prohíba…espero no haber enredado mucho el planteamiento…la idea que quiero expresar con este artículo.

– “El que tenga ojos que vea…el que tenga oídos que escuche” -.
Anuncios

Deja un comentario

Propinas – Deducibles o No

Mucho se ha escrito, y quizá se seguirá escribiendo sobre si las propinas en hoteles y restaurantes son deducibles o no.
Mi opinión es que no, ya que no reúnen el requisito de “estrictamente indispensable” para la realización de las actividades del contribuyente, tal como señala el artículo 31 en su fracción I.
En ocasiones las propinas son incluidas dentro de la documentación comprobatoria que expide el prestador del servicio y por este solo hecho, se piensa que es perfectamente deducible, lo cual no es así, pues sigue siendo una erogación que no es estrictamente indispensable para poder “comer y o realizar las actividades”. Porque una cosa es que algunos prestadores de servicios de cierta categoría te la “impongan o la consideren obligatoria” y otra, muy distinta a que sea “indispensable”, quizá sus definiciones sean sinóminas para la academía, pero no para efectos fiscales. 
También hay quien opina que si no dejas propina ya no eres bienvenido en ese lugar y que ya por costumbre tienes que proporcionarla y que eso, al venir facturada le da el carácter de deducible, en este caso la costumbre no hace ley. Bueno, siempre habrá donde poder comer sin que tengas que dejar la famosa propina y si te resistes al cambio, entonces asume el costo de esa salida del bolsillo, que dicho sea de paso, es una aportación que haces por el servicio y la verdad hay veces que deja mucho que desear, es decir, no se la “gana quien te atiende”. No siempre el “caché” de un lugar es sinónimo de buen servicio
También se ha comentado y se comenta, que si forma parte del salario de conformidad con la Ley Federal del Trabajo, que si el IMSS no la considera parte del salario integrado, que si el Infonavit, que los criterios del SAT que ese ingreso se debe considerar para el calculo del isr del trabajador, etecé etecé…inclusive, existen una infinidad de tésis al respecto, pero todas señalan casi lo mismo.
Si no, vean esta, un poco antigüa pero vale para el caso, pues ya desde antaño se consideraban no deducibles.
Registro No. 321666
Localización: 
Quinta Época
Instancia: Segunda Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
LXXXIX
Página: 302
Tesis Aislada
Materia(s): Administrativa, laboral.

IMPUESTO SOBRE LA RENTA, LAS PROPINAS NO SON DEDUCIBLES.
Las propinas dadas a trabajadores eventuales de una negociación, son gastos que deben ser conceptuados como parte del salario, puesto que precisamente se dan en compensación a sus servicios y consisten en dinero por lo que es una gratificación y, por lo mismo, no puede conceptuarse como simple obsequio, ya que la Ley Federal del Trabajo reputa como salario no sólo la cuota estipulada como retribución, sino las gratificaciones y, por lo mismo, los gastos por este concepto no son deducibles.
Amparo administrativo en revisión 8691/45. Compañía Unida de Ventas, S.A. 8 de julio de 1946. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: Alfonso Francisco Ramírez. La publicación no menciona el nombre del ponente.
Después de todo, nos hemos puesto a pensar si aun cuando dentro del comprobante fiscal se inlcuya la factura, la erogación que se hace por con consumo de alimentos y/u hospedaje reúne todos los requisitos para su deduciblidad.?.
Recuerde, la mejor opinión la tiene usted.

Deja un comentario

Declara los Préstamos – Donativos – Premios

De conformidad con el Artículo 106 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, las personas físicas residentes en México que reciban ingresos por Préstamos, Donativos y Premios que en lo individual o en su conjunto, es decir, acumulados, excedan la cantidad de $600,000.00 en el Ejercicio Fiscal de que se trate, están obligadas a informar de este hecho a las Autoridades Fiscales, a través de los medios, formatos y plazos  que señale el Servicio de Administración Tributaria mediante reglas de carácter general.


Además de ello, se deberá informar dentro de la declaración anual del ejercicio fiscal a que correspondan los ingresos de referencia.

Esta obligación es independiente de la forma en que fueron percibidas estas cantidades, es decir, no discrimina si fueron en efectivo, cheque, transferencia bancaria o tarjeta de crédito.

Debemos recordar que el uso de las tarjetas de crédito, representa un préstamo otorgado por el otorgante de dicha tarjeta, ya sea las instituciones bancarias o bien, las tiendas departamentales, toda vez que se dispone de recursos que no son propios en el momento de efectuar los pagos con dicho instrumento y firmar un vaucher (voucher). Dichos créditos se rigen por su contrato respectivo, redactado de forma unilateral por cierto.

Es recomendable conservar todos los vauchers que se firmen para tener soporte documental de este tipo de créditos y sobre todo, tener evidencia de que el pago del monto de los mismos se efectúa con dinero que ya pagó los impuestos correspondientes.

¿Que sucede si no se declaran estos ingresos, ni se presenta el informe respectivo?
De conformidad con lo que establece el Artículo 107 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, el no informar y/o declarar estos ingresos, se considerarán ingresos omitidos por la actividad preponderante del contribuyente o, en su caso, otros ingresos en los términos del Capítulo IX de este Título, los préstamos y los donativos que no se declaren o se informen a las autoridades fiscales, conforme a lo previsto en los párrafos segundo y tercero del artículo 106 de esta Ley. Esto es un costo muy alto tan solo por no declarar e informar a la autoridad estos ingresos.

También se considerará que el no declarar estos ingresos se considerará que presenta su declaración anual sin INGRESOS, además de hacerse acreedor a las sanciones de impone el Código Fiscal de la Federación.
Si quien recibe los préstamos, donativos o premios es una persona física que no está obligada al pago de impuestos y por lo tanto no se encuentra inscrito en el Registro Federal de Contribuyentes, deberá inscribirse sin actividad económica en los términos del artículo 27 del Código Fiscal de la Federación.

No obstante que la obligación es declarar e informar se refiere a montos superiores a $ 600,000.00, si se considera conveniente, se pueden informar y/o declarar aun y cuando estas cantidades sean hasta por dicha cantidad o menores…ahí, ya es cuestión de meditar la opción…usted tiene la palabra…

Deja un comentario

Prestamos y Aumentos de Capital en Efectivo

Los contribuyentes personas morales, están obligadas a informar a las autoridades fiscales a través del Servicio de Administración Tributaria, de los préstamos, así como las aportaciones para futuros aumentos de capital o aumentos de capital que se reciban en efectivo, en moneda nacional o extranjera, mayores a $600,000 dentro de los 15 días posteriores a aquel en el que se reciban las cantidades correspondientes. 

Se entiende como efectivo, aquellas operaciones realizadas en moneda nacional o extranjera de curso legal, por lo que se considera que no quedan comprendidas las operaciones realizadas, mediante cheque, traspasos de cuentas o transferencias electrónicas, entre otras.

Lo anterior, en atención a lo regulado por el Artículo 86-A de la Ley del Impuesto sobre la Renta. De no cumplirse con esta obligación el contribuyente podrá sufrir las consecuencias de la acumulación de estas cantidades, de conformidad con lo que señala el artículo 20, fracción XII de la LISR, en el caso de que la autoridad ejerciera las facultades de comprobación,  lo que vendrá a acumular la base gravable con un ingreso que no es parte de sus actividades normales, con el consecuente pago de dicho tributo, y un mayor coeficiente de utilidad para el ejercicio siguiente.

Además de lo ya mencionado, también se impondrá la sanción (multa) que establece el Código Fiscal de la Federación en su artículo 82, fracción I, en relación con el artículo 81 fracción I del propio ordenamiento fiscal.

Es recomendable que si por alguna circunstancia el aviso no se presenta dentro de los 15 días hábiles siguientes a aquel en que se reciba el efectivo por los conceptos señalados, se presente de manera extemporánea, ya que en su momento y en caso de que la autoridad determine infracción, se puede hacer uso del recurso de la presentación espontánea que señala el Código Fiscal de la Federación en su artículo 73, primer párrafo.

Es muy común que en esta época en que se hacen fuertes erogaciones por sueldos y salarios, cuotas obrero patronales y aportaciones al infonavit, así como pago de aguinaldos y otros gastos diversos, se obtengan préstamos con “parientes y/o” amigos, o se realicen aportaciones para “futuros aumentos de capital”, por lo que se debe tener cuidado de tener el soporte documental necesario que respalde este tipo de “ingresos”, y tener el cuenta que éste último concepto, se afecta como deuda para el ajuste anual por inflación, como lo señala el artículo 46 de la LISR.

Deja un comentario

Aviso de no cálculo anual del ISR

Como cada cierre de ejercicio, de conformidad con lo señalado en el artículo 116 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, los patrones están obligados a efectuar el cálculo anual del impuesto de las personas que le hubieren prestado servicios personales subordinados, es decir, de sus trabajadores.
En este mismo ordenamiento, se libera al contribuyente de realizar dicho cálculo cuando los trabajadores se encuentren en los siguientes supuestos:
  1. Hayan iniciado la prestación de servicios con posterioridad al 1 de enero del año de que se trate o hayan dejado de prestar servicios al retenedor antes del 1 de diciembre del año por el que se efectúe el cálculo.
  1. Hayan obtenido ingresos anuales por los conceptos a que se refiere este Capítulo que excedan de $400,000.00
  1. Comuniquen por escrito al retenedor que presentarán declaración anual.

En lo contemplado en el inciso c), se entiende que son trabajadores que percibieron en el ejercicio fiscal, ingresos menores a $ 400,000.00 y, cuya fecha de vencimiento para presentar el aviso vence el 31 de diciembre del año de que se trate.
En ocasiones y por circunstancias diversas, el trabajador, que por el monto de sus ingresos no está obligado a presentar declaración anual, opta por presentarla, para aprovechar la deducción de gastos personales, ya sea honorarios médicos, dentales,  hospitalarios, funerarios, seguro de gastos médicos mayores, intereses por créditos hipotecarios, etc. etc., lo cual por simple lógica le generará un saldo a favor del impuesto sobre la renta, se encuentra con que la autoridad hacendaria muchas veces le niega la devolución del saldo a su favor, argumentando alguna de las 44 razones por las cuales no lo devuelve, o por lo menos en primera instancia.
Y resulta que al presentar solicitud por escrito, también es negada la devolución, argumentando que no se cuenta con la constancia del aviso de no calculo anual por parte del patrón, no obstante que el mismo SAT, emitió criterio interno a este respecto, con el número 13.00/2012/ISR, en el cual señala que no es requisito  indispensable la presentación del escrito a que se refiere el artículo 151 de la Ley del ISR por parte del trabajador y, de que existe además la contradicción de Tésis No. 147/2011, emitida por la Segunda Sala de la SCJN.
Así las cosas, y siendo que el plazo para presentar el aviso al patrón, termina el 31 de diciembre, y de que el SAT pregona que no es necesario hacerlo, mi sugerencia es que SÍ SE PRESENTE, independiente a que sea obligatorio o no,  pero que no se espere hasta el último día del año, dado que muchos patrones efectúan el cálculo anual al momento de pagar el aguinaldo o en su defecto, en la última semana de propio mes de referencia y ya después argumentan que como no lo recibieron a tiempo, ya no es posible cambiar lo hecho.

Deja un comentario

Cuenta de Utilidad Fiscal Neta

De conformidad con el Artículo 88 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, las personas morales determinarán la Utilidad Fiscal Neta del Ejercicio de conformidad con el procedimiento que se señala en este precepto legal.
Resultado Fiscal – ISR, – Gastos No Deducibles, excepto las señaladas en las fracciones VIII y IX del Artículo 32,  – la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de la Empresa pagadas en el ejercicio, el resultado será la Utilidad Fiscal Neta del Ejercicio.
Ahora bien, el isr pagado fue cubierto en efectivo y vía aplicación de estímulos fiscales, por lo que surgió la siguiente pregunta:
Que impuesto sobre la renta debo restarle a mi UFIN, el efectivamente pagado o el total, incluyendo los estímulos.
Para ilustrar el caso pongo los siguientes ejemplos:
Resultado Fiscal 2011:       $  2’000,000.00
ISR del Ejercicio:                      600,000.00
ISR Pagado en Efectivo:           100,000.00
Estimulos Fiscales Aplicados     500,000.00
Utilidad Fiscal Neta            $ 1’400,000.00

Resultado Fiscal 2011:       $  2’000,000.00
ISR del Ejercicio:                      600,000.00
ISR Pagado en Efectivo:           100,000.00
Utilidad Fiscal Neta            $ 1’900,000.00

  
Como el Artículo 88 solo señala que se restará el impuesto pagado de conformidad con el artículo 10 de la LISR, mi opinión es que debo restar los $ 600,000.00, de otra forma le estaría dando doble efecto a los Estímulos Fiscales…
Pero, recuerde que la mejor opinión es la suya.

Deja un comentario

Regularización del ISR Ejercicio 2010

Con el objeto de combatir la informalidad, la evasión fiscal y aumentar la presencia fiscal, el Servicio de Administración Tributaria, ha implementado el programa de regularización del impuesto sobre la renta por el ejercicio fiscal 2010.
Este programa inició con el ejercicio 2009, cuando en el mes de octubre del 2011, comenzaron a llegar las cartas invitación para regularizar el impuesto sobre la renta del ejercicio en señalado en primer término, dirigiéndose propiamente a las personas físicas. Sin embargo, en esta ocasión, también están ya contempladas las personas morales para entrar en este programa.
El fundamento legal que señala la autoridad para las personas morales es el Artículo 14, Fracciones III y XXXII de su Reglamento Interior, y para las personas físicas, el fundamento es la Regla II.2.8.3.7 del a nteproyecto de la Tercera Resolución de Modificaciones a la Resolución Miscelanea Fiscal para 2012.
Personas Morales son las que pueden recibir este tipo de invitaciones:
  • Personas Morales que se encuentren omisas en la presentación de su declaración anual y que como resultado de la revisión a los registros de las instituciones financieras y a los registros del SAT, se haya detectado que continúan teniendo operaciones y que tienen depósitos en efectivo en las cuentas bancarias de su denominación o razón social. 
Personas Físicas que entran en este programa por segunda ocasión:
  • Los contribuyentes no inscritos en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) y que deben estarlo. 
  • Los contribuyentes inscritos en el RFC y que no hayan presentado la declaración anual del Impuesto sobre la Renta (ISR) 2010.
Es recomendable que si usted, ya sea como persona física o moral, se ubica en alguno de estos supuestos, preste la atención debida a la carta invitación que le haga llegar la autoridad fiscal, o bien, que aun y no habiéndola recibido, se regularice de forma “voluntaria” en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, dado que ahora, con la tecnología e información que se allega la autoridad de diferentes formas, prácticamente ya saben todo lo que usted ingresó y erogó en sus actividades…no se quede con la idea de que solo es una INVITACIÓN…es el inició de lo que puede ser una situación muy, pero muy desagradable…

    Deja un comentario