¿Determinación Presuntiva de Sueldos y Salarios en el Ramo de la Construcción?

“A DONDE VAN MIS CUOTAS?”.-
De conformidad con lo establecido en el Artículo 15 de la Ley del Seguro Social, los Patrones tendrán entre otras obligaciones, las siguientes:

Fracción I.- Registrarse e inscribir a sus trabajadores en el Instituto, comunicar sus altas y bajas, las modificaciones de su salario y los demás datos, dentro de plazos no mayores de cinco días hábiles;

Fracción VI.- Tratándose de patrones que se dediquen en forma permanente o esporádica a la actividad de la construcción, deberán expedir y entregar a cada trabajador constancia escrita del número de días trabajados y del salario percibido, semanal o quincenalmente, conforme a los períodos de pago establecidos, las cuales, en su caso, podrán ser exhibidas por los trabajadores para acreditar sus derechos.

Asimismo, deberán cubrir las cuotas obrero patronales, aun en el caso de que no sea posible determinar el o los trabajadores a quienes se deban aplicar, por incumplimiento del patrón a las obligaciones previstas en las fracciones anteriores

El Instituto, con base en el artículo 18 de El Reglamento del Seguro Social Obligatorio para los Trabajadores de la Construcción por Obra o Tiempo Determinado, cuando los patrones incumplan con las obligaciones previstas en la Ley del Seguro Social y sus Reglamentos, estimará el crédito fiscal por las cuotas obrero patronales mediante un procedimiento señalado en el propio artículo y previa notificación efectuada al patrón de tal hecho.

En este supuesto, el Instituto Mexicano del Seguro Social efectúa el cálculo y cobra las cuotas en base a un procedimiento – que dicho sea de paso, ya ha sido declarado inconstitucional, aunque hay tesis que sostienen es correcta su aplicación -; hasta aquí todo va bien para el Instituto, pero los trabajadores que prestaron sus servicios se quedan sin nada, salvo que reclamaran sus derechos.

La realidad, es que este tipo de trabajadores rara vez los conoce, simplemente lo que requieren es el trabajo para obtener recursos económicos y llevar alimento a sus familias o, en el peor escenarios, para destinarlo a otro tipo de gastos, quedando así desprotegidos de todo el beneficio que les otorga la Ley del Seguro Social, pues generalmente se pasan la vida laborando y no generan una subcuenta de ahorros para el retiro y por consecuencia, tampoco para vivienda, y mucho menos acumulan semanas para una posible pensión en el futuro – bueno, el futuro es incierto -.

Por platicas con un colega sé del caso de algunos patrones dedicados a la construcción – supongo existen muchos así -, que a todas luces se pasaron por el arco del triunfo tanto la Ley del Seguro Social y sus Reglamentos, Ley Federal del Trabajo, Ley del Infonavit, Ley del Impuesto Sobre la Renta, Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y quien sabe cuantos ordenamientos más, pues ni inscribieron a los trabajadores y tampoco registraron las obras a través del Satic, obvio, no determinaron las cuotas; simplemente, al terminar las obras, acudieron voluntariamente para que el Instituto se las determinara, les emitiera el crédito por ese concepto, pagar y obtener su carta de liberación, darse de baja en el Impuesto Sobre la Nómina, ya que se requiere este documento, para lo cual únicamente presentaron los contratos de obra, facturas emitidas por los trabajos realizados; cabe señalar que el pago por este procedimiento, contrario a lo esperado, les resultó más económico que el haber determinado las cuotas conforme a la Ley, es decir, registrando a los trabajadores, las obras, autodeterminando las cuotas vía sua, etecé, etecé, etecé.

Si el Instituto utiliza este procedimiento para cobrar las cuotas obrero patronales, me hago las siguientes preguntas:
  • ¿El Infonavit hará lo propio?,
  • ¿El Servicio de Administración Tributaria al tener conocimiento de un hecho de esta naturaleza, PODRÁ, mediante la aplicación de algún procedimiento similar al del Seguro Social, tomando como base los montos de los contratos de obra y aplicando un porcentaje, o tomando quizá como referencia las cuotas pagadas, determinar el impuesto sobre la renta que hubiera correspondido al pago de Sueldos y Salarios?, o quizá le pueda aplicar a este tipo de patrones-contribuyentes el Artículo 91 de la Ley del ISR, dado que existe evidencia de que se pagaron remuneraciones al trabajo personal subordinado, al existir el pago de cuotas obrero patronales.
  • ¡¿La Secretaría de Finanzas cómo determinaría el Impuesto Sobre la Nómina?!.
  • ¡¿Las cuotas patronales pagadas en base al procedimiento del artículo 18 del RSSOTCOTD serán deducibles para efectos del Impuesto Sobre la Renta, dado que el hecho en que tuvieron su origen es inexistente?!

Estas y otras preguntas me formulo en referencia a este tema, pero…como siempre…usted tiene la mejor opinión.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: