Cierre del Negocio al ¿Hay se Va!

Los contribuyentes personas físicas inscritas ante el registro federal de contribuyentes, tienen entre otras obligaciones, la de presentar el AVISO DE SUSPENSIÓN DE ACTIVIDADES señalado en la fracción V del Artículo 25 del Reglamento del Código Fiscal de la Federación, en relación con el aviso regulado en la fracción IV del artículo 26 del propio reglamento, misma que a la letra dice:
Los avisos de suspensión y reanudación de actividades se presentarán en los siguientes supuestos:
  1. De suspensión, cuando el contribuyente persona física interrumpa todas sus actividades económicas que den lugar a la presentación de declaraciones periódicas, siempre que no deba cumplir con otras obligaciones fiscales periódicas de pago, por sí mismo o por cuenta de terceros.
Las personas que efectúen los pagos a que se refiere el Capítulo I del Título IV de la Ley del Impuesto sobre la Renta, deberán presentar el aviso señalado en el párrafo que antecede por los contribuyentes a quienes hagan dichos pagos, cuando éstos les dejen de prestar los servicios por los cuales hubieran estado obligados a solicitar su inscripción, computándose el plazo para su presentación a partir del día en que finalice la prestación de servicios.
La presentación del aviso a que se refiere este inciso libera al contribuyente de la obligación de presentar declaraciones periódicas durante la suspensión de actividades, excepto tratándose de las del ejercicio en que interrumpa sus actividades y cuando se trate de contribuciones causadas aún no cubiertas o de declaraciones correspondientes a periodos anteriores a la fecha de inicio de la suspensión de actividades. Lo anterior no será aplicable tratándose de los contribuyentes a que se refiere el Capítulo I del Título IV de la Ley del Impuesto sobre la Renta, cuyo aviso hubiere presentado el empleador pero continúen prestando servicios a otro empleador o tengan otro tipo de actividades económicas para efectos fiscales u obligaciones periódicas.
Durante el período de suspensión de actividades, el contribuyente no queda relevado de presentar los demás avisos previstos en el artículo 25 de este Reglamento.
Queda claro y sin lugar a dudas, que si un contribuyente persona física realiza actividades por las cuales tenga que cumplir con diversas obligaciones fiscales, que en un momento dado y por diversas circunstancias decida dejar de realizarlas de forma temporal, está obligado a cumplir con este requisito pero…
En ocasiones, quizá por desconocimiento, quizá por mala asesoría, infinidad de contribuyentes dejan de realizar actividades y cierran el negocio, así, sin más, lo cual, a través del tiempo resulta en requerimientos por parte de las autoridades fiscales, ya sea federales o estatales, dado que al no haber cumplido con el requisito ya señalado con anterioridad, ésta suponen que el contribuyente sigue en ACTIVIDAD y por lo tanto, debe cumplir las obligaciones que tiene de acuerdo a la actividad que realiza.
Esta situación es más común con muchos PEQUEÑOS CONTRIBUYENTES, sobre todo de las comunidades alejadas, aunque claro, también de las grandes poblaciones y/o ciudades. Sin embargo, cuando se trata de obligaciones federales y realmente no se han realizado actividades, lo que procede es presentar las declaraciones de pagos provisionales a que se esté obligado, anuales, informativas, etc. etc., sin datos, es decir, lo que de forma coloquial llamamos en CERO.
Esto no ocurre así con el Gobierno de los Estados, dado que la Secretaría de Finanzas no permite presentar avisos de suspensión cuando el contribuyente adeuda algún pago bimestral, pues los montos de ingresos considerados para efectuar los pagos bimestrales van desde el rango de $ 0.00. Luego entonces, un contribuyente que cerró el negocio, aun y cuando en realidad a través del tiempo ya no haya percibido ingresos, invariablemente tendrá que cubrir por lo menos la cuota mínima, aunque en ocasiones no es así, sino que se le estiman sus pagos extemporáneos con los últimos ingresos que manifestó en su declaratoria y sobre eso se calcula el impuesto a pagar.
Existen sin embargo, promociones por parte de la SEFIN en materia de descuentos, con la finalidad de que los contribuyentes que adeuden varios años se pongan al corriente, ya sea mediante una sola exhibición o a través de la firma de un convenio, y entonces si, se autoriza la suspensión de actividades.
Por ello es muy importante, que al momento de dejar de realizar actividades empresariales, presentar más rápido que inmediatamente el aviso de suspensión de actividades y así evitarse molestias en el futuro.


Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: