Contratos de Arrendamiento – Protege tu Propiedad

El contrato de arrendamiento, es un contrato (acuerdo de voluntades) por el cual una persona llamada “arrendador”, transfiera a otra llamada “arrendatario”, el uso o goce temporal de un bien mueble o inmueble, quien a su vez, se obliga a pagar una cantidad pactada por ese uso o goce.

Entre los requisitos mínimos que debe reunir el contrato de arrendamiento tenemos los siguientes:
  1. Nombre del arrendador y arrendatario,
  2. Domilicio: Calle y No., Colonia, Código Postal, Localidad, Estado, Teléfono (en su caso)
  3. Registro Federal de Contribuyentes en su caso, Clave Única de Registro de Población,
  4. Importe de la Renta y su Época de pago,
  5. Importe del Depósito de Garantía,
  6. Término del Contrato, indicando fecha de inicio y término
  7. Uso del bien mueble o inmueble, 
  8. Condiciones de entrega del bien mueble o inmueble,
  9. Servicios comunes y especiales
  10. Fiador y Controversias.
Documentos de identificación sugeridos de los contratantes:
  1. Identificación oficial con fotografía,
  2. Acta de nacimiento y de Matrimonio en caso de Sociedad Conyugal,
  3. Comprobante de domicilio,
  4. Comprobante de ingresos del arrendatario, la cual puede ser copia de declaración anual del isr en su caso,
  5. Identificación oficial del Fiador y copia del acta de matrimonio si está casado bajo el régimen de sociedad conyugal.
Es deseable que este documento se redacte siguiendo los lineamientos del Código Civil de cada Estado, ya que en caso de interpretación de alguna de sus cláusulas pudiera haber diferencias en sus disposiciones legales.

El 29 de mayo del año 2009, se publicó en el Diario Oficial de La Federación la LEY FEDERAL DE EXTINCIÓN DE DOMINIO, REGLAMENTARIA DEL ARTÍCULO 22 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, la cual a estas alturas debería ya ser conocida por todos, principalmente por los que se dedican al arrendamiento de inmuebles, y me refiero a ello, porque son inversiones considerables de dinero y forman el patrimonio de las personas físicas.

En la actualidad, arrendar un bien inmueble sin un contrato y muchos menos sin investigar a la persona que presente tomarlo en arrendamiento -esto es muy común en la práctica, sobre todo entre personas físicas-, si se diera el caso de que el bien fuera utilizado para realizar acciones delictivas, no solo es adquirir un riesgo muy grande de perder la propiedad, sino de hasta llegar a perder la libertad, pues ya ha habido casos en donde el dueño del inmueble, es decir, el arrendador, ha sido acusado de cómplice, con las consecuencias penales que ello conlleva.

Ya no es suficiente con dar en administración el bien a una inmobiliaria, pues eso no garantiza que se pueda llegar a caer en este tipo de situaciones.

Por lo tanto, recomiendo que antes de realizar un contrato de arrendamiento, antes de recibir dinero en garantía, se investigue a quien pretende habitar el inmueble, inclusive, pedir cartas de recomendación de considerarlo necesario.

Otra recomendación es que los contratos de arrendamiento, por lo menos se ratifiquen ante Fedatario Público y de ser posible, si se pudieran inscribir en el Registro Público aun y cuando no sea obligatorio, sería una manera de comprobar que se actúa de buena fe por parte del arrendador, lo cual, en caso de problemas legales será de utilidad para deslindar su responsabilidad, pues creo que recuperar un inmueble a pasado a favor del Estado a través de la aplicación de esta ley, debe resultar muy complicado.

Quien tenga interés en conocer la Ley de Extinción de Dominio, puede descargarla AQUÍ
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: